Todo es cuestión de actitud

En primer lugar debemos aprender a ver, no solo como recepción de las cosas, sino como comprensión de que son únicas y en un momento único. Ver lo concreto de modo que captemos la máxima realidad, y ser así, realistas.

Después nos dice cuáles son las condiciones para desarrollar una actitud creativa, para ver y responder, para ser consciente y sensible ante lo que percibimos.

Y esas condiciones son:

  • La capacidad de asombro.

Asombrarse, sorprenderse, maravillarse… y gracias a ello, la reacción es creativa.
Los niños viven así. Pero los adultos creemos que sorprendernos de algo es un signo de ignorancia. Perdemos nuestra capacidad de asombro con la edad, pero es ésta la premisa de toda creatividad, ya sea en el arte o en la ciencia.

  • La capacidad de concentración.

Significa una atención especial en un tema concreto y en un tiempo, el presente. Erick nos recuerda que solo existe el aquí y el ahora.

  • La experiencia del Yo.

Lo que significa poder percibir que somos los verdaderos artífices de nuestros actos. Es lo que hacemos en la vida lo que nos va a dar identidad. “El Yo solo es fuerte en la medida en que actúa.” En resumen, creer en uno mismo y en lo que hemos sido capaces de hacer, pues solo con nuestras experiencias tenemos conocimientos reales.

  • La capacidad de aceptar el conflicto y la tensión que surgen de la polaridad, es decir, de las cosas contradictorias u opuestas, y no negarlos.

Los conflictos son el origen del sentimiento de asombro, del desarrollo de la fortaleza.
Tomar conciencia de los conflictos, experimentarlos profundamente, aceptarlos, es una de las condiciones de la creatividad.

Sobre todo, poder ver que hay cosas que son iguales y a la vez distintas, y que esa diferenciación es parte de la creatividad de la propia existencia.

  • La voluntad de nacer todos los días.

Que significa, ir pasando fases, adquiriendo capacidades nuevas, hacia nuevos estados donde poder utilizar las fuerzas de un modo más libre y completo.

Y dice Fromm “Ser creativo significa considerar la trayectoria vital como un proceso de nacimiento constante, sin concebir ninguna fase de la vida como final.

La voluntad de nacer, es decir, la voluntad de renunciar a todas las “certezas” y espejismos, requiere valentía y fe: valentía para abandonar todas las certezas, valentía para ser diferente y soportar el aislamiento.”

Y para esta valentía, añade, hace falta Fe, “creer en la propia experiencia cognitiva y sentimental, ser capaz de creer en ella, de apoyarse en ella durante la trayectoria de la vida.”

¡Agradezco a Pintura y Artistas por el artículo!

¡Déjame tu opinión de estos tips en un comentario!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s